martes, 15 de agosto de 2006

Casa

Descubrí que el enemigo estaba en casa.
Pero no quiso abrirme la puerta.

No hay comentarios: