sábado, 5 de agosto de 2006

Infierno

Me desperté a las tres de la mañana y me contemplé en el espejo. Entendí entonces que el infierno nunca podrán ser los otros.

No hay comentarios: