viernes, 4 de agosto de 2006

¡Qué bien hablan aquellos que no tienen nada que decir!

No hay comentarios: