miércoles, 23 de agosto de 2006

¿Qué está pasando?

Algunos de los seguidores de este blog (dos, para qué mentir) han enviado algún que otro mensaje para saber qué música se puede escuchar en esta tierra que unos llaman hogar, otros Cutrelandia y otros, Antoin de los Lobos (para qué mentir) un lugar solitario como otro cualquiera en el que morir. Optimista, que lo llaman sus amigos (tres, aunque uno de ellos empieza a odiarlo con toda su alma, alma que se va haciendo gris a medida que comparte ratos de aburrimiento con Antoin). Y, como ya hemos escrito en algún momento anterior, aquí la comunicación es un gran problema: a veces puedes escuchar durante horas, escasas horas al mes, con bastante dificultad la música que puede escucharse en otros sitios. El problema es que jamás puedes sabes cuándo ocurrirá este pequeño milagro comunicativo por lo que las autoridades locales, con la ayuda del rey momentáneo, que sí tenía más acceso a otras músicas, decidieron que lo mejor sería acudir a las estrellas de otro países cercanos, y a partir de células que consiguieron de muy diversas formas clonaron muchos de estas estrellas. Para no aburrir, crearon la misma voz en diferentes grupos.
Algunas de las estrellas elegidas fueron David Bisbal, Bustamante, y criaturas de semejante pelaje. Fue todo un acierto: el éxito no tardó en llegar, con lo que el rey, preocupado por la cultura de sus jóvenes súbditos, se sintió un tanto aliviado al saberse además partícipe de este aspecto cultural de su tierra. En realidad, el proceso de clonación fue tal éxito que algunos de los científicos más afamados de la fraguista España se acercaron para observar este proceso por si ello pudieran repetirlo con el viejo Paco (más conocido como Franco entre sus amigos) ya que Fraga empieza, aseguran, a sentirse cansado y quiere que el viejo Paco vuelva a coger las riendas de su amada Españaaaaaaaaaaa. También algunos de los científicos más afamados de la Disney se dieron cita y compartieron sus conocimientos por si podían resucitar al viejo Walt, más conocido como Disney. Como hemos dicho, fue un gran éxito: siete de las diez criaturas clonadas alcanzaron pronto el número uno y los otros tres están aprendiendo ahora a escribir para seguir con el ritmo de éxito conseguido hasta entonces.
Muchos de los periódicos especializados en esta tierra en música creen que el éxito de esta hornada de talentos se debe a sus letras, letras como estas:
¿Qué está pasando?
YO te amo,
pero tú no me estás amando
Así es el amor, claro,
duro y poco transitado
Me quieres
No me quieres
¿Qué está pasando.
Cutrelandia: un lugar con música era el reportaje en el que los periodistas nos decían "Esata es una tierra en la que no tenemos nada que envidiar a nadie. El nivel musical se acerca (y tienen razón) al de tantas otras tierras y sabemos de que (sic) algún día exportaremos música porque estamos creciendo". Así es Cutrelandia, el lugar en el que en tantos momentos vivimos.

No hay comentarios: