domingo, 1 de octubre de 2006

Antropología de los sentimientos

¿Confiáis en vuestros sentimientos?, preguntó Carlos a todos los que estábamos en la plaza en aquel momento. Todos, sin excepción, respondimos que sí: amaríamos a nuestras parejas siempre, conoceríamos nuestros sentimientos, nos pertenecen, dijo alguien. Y Carlos volvió a reírse: deberías escuchar un poco más a Leonard Cohen, beber de sus canciones, y saber, como él dice, que nadie debería confiar en sus sentimientos porque cambian cada día. Y somos nosotros, concluyó, los que pertenecemos a nuestros sentimientos, no deberíamos olviadarlo. Algunos, que habíamos escuchado alegres hasta entonces, dibujamos una sonrisa triste en nuestros labios, al entender que los sentimientos podían cambiar no ya en cuestión de días, sino de horas, incluso de minutos.

2 comentarios:

Un beso dijo...

Es verdad que los sentimientos cambian... estas triste y derrepente una mariposa se posa a tu lado y sonries sin saber que tu tristeza acaba de terminar. Hay que aceptarlos, que al final, es lo mismo que aceptarte a ti mismo.
Un beso
P.D: Cambio de look en el blog?

Moi dijo...

Octubre lo cambia todo excepto, por ahora, el calor en el sur. Un beso a un beso, por paradójico que pueda parecer.