lunes, 16 de octubre de 2006

En años

- Alguna vez, estuvimos cansados.
- Alguna vez, y hablábamos de escapar, de irnos a cualquier otro sitio.
- Entonces, ¿qué hacemos aquí todavía?
- Comprendimos que no importa el sitio, sólo la gente.
- ¿Lo dices por Antoin de los Lobos y su pequeña secta?
- También hay gente interesante por aquí. Olvida lo gris.
- ¿Quién? ¿Qué hay interesante por aquí?

- Me encanta el árbol que da sombra y entrega amor. Cactus, ese diminuto cuerpo con el que haríamos tantas delicias. Carlos nos ha enseñado algunas cosas.
- Tal vez tengas razón. Si estuviera en otro sitio, es probable que ahora me estuviese quejando. La naturaleza humana, supongo.
- ¿Te imaginas? Más al norte, con luces en la ciudad, con cine en color.
- Seguro que entonces querríamos otra cosa. Las luces nos cansarían, el cine en color sería horrible. Creo que yo, estuviera donde estuviera, me quejaría una y otra vez. Total, quejarse es gratis. Me quejaría y que otro encuentre las soluciones.
- Como aquí: es lo que hacen Carlos o el rey que esté los cinco años con la corona. Este mes, su idea de cambiar de estados de ánimo según las palabras que encontremos en el suelo me parece genial. Ojalá fuera rey alguna vez.
- Vas a tener suerte. Tienes treinta años, vives con tus padres, no has trabajado jamás, cocinan para ti. Dentro de tres años te va a tocar a ti, lo sé.
- Ojalá. ¿Te imaginas? Paseando por las calles de estas tierras, diciendo que esto cansado de mis actividades cotidianas mientras mis súbditos me entregan la sonrisa más irónica. Y yo prometiendo que lo haré todo por ellos durante cinco años. Todo por ellos. Será genial.
- Espero que entonces te acuerdes de mí. Y que elimines a los clones desquiciantes de David Bisbal y Enrique Iglesias. Casi todo el mundo los escucha. Es horrible. Necesito buena música. Alguna vez, si no recuerdo mal, pudimos escuchar alguna emisora genial, con Dylan, Cohen, Joni Mitchell, Marvin Gaye. ¿Dónde están ahora?
- Probablemente en el norte, más al norte.
- Pues tienes que traerlos de vuelta. Dirás que has decidido educar musicalmente a todo el mundo, pasarás del estado de ánimo de las palabras y dirás que quieres educar a la gente en música y en literatura.
- También en cine.
- También. Queremos películas buenas pero que al menos sean en color. Con un poco de suerte, podremos conseguirlas. Con un poco de suerte.
- ¿Y la educación en literatura?
- Dejarás libros por las calles, libros que la gente tendrá que leer y comentar en los bares. Y quemaremos libros, como los de Sánchez Dragó. Será genial.
- Sí, ¿qué más le podemos pedir a la vida?
- Podemos pedirle muchas cosas pero tampoco estará mal nuestra vida en tres años. Es obvio: serás el encargado de cultura.
- Serán buenos tiempos.
- Buenos tiempos en el sur para nosotros.