lunes, 6 de noviembre de 2006

Doce meses, doce causas

Como seguimos con los problemas derivados de la incomunicación con las conocidas tierras del sur, que unos llaman Cutrelandia, otros hogar y otros sencillamente ni llaman ni responden, nos valdremos de algunos de los correos que amablemente nos envían nuestros lectores y lectoras en este caso. Alguien, que dice llamarse lavieja, chico o chica, difícil de saber con esa identidad y más en un medio como es Internet, no envía una serie de reflexiones sobre los medios de comunicación de la España fraguista, sobre todo de los diferentes canales de televisión. Ha querido dedicárselo y así lo hacemos constar a todos los profesores y profesoras de este mundo que sobrellevan la difícil tarea de enseñar a las nuevas generaciones, al futuro, nos dicen, de España. He aquí la serie de reflexiones que nos han enviado y que gustosamente publicamos:

Enero
Presentado por un paradigma de la ética periodística, Mercedes Milá, Gran Hermano es el lugar donde podemos encontrar las personalidades más delicadas que por este país pululan, donde valores como honestidad, tolerancia, verdad, son el pan nuestro de cada día. Si los tienes, se reflexiona, nunca serás nadie.
Febrero
Destaca, por sus valores espirituales, El buscador. En los últimos días, nos dice Lavieja, se produjo la aparición de Encarna Sánchez, a través de una vidente, eso sí. Como podemos comprobar, por las palabras de la vidente, supimos de los amores y desamores de Encarna Sánchez. Sin palabras.
Marzo
Destaca, por sus grandes valores literarios, Aquí hay tomate. Recordamos, nos dice Lavieja, a muchos de nuestros lectores y lectoras, que, al contrario de lo que puedan pensar, Aquí hay tomate no es ni un programa de cocina ni un documental de la 2 dedicado a los pequeños agricultores. Algún día apareción información, contrastada, por supuesto sobre Federico García Lorca, y su asesinato. ¿Fue su familia? ¿Fueron sus primos? eran los enunciados. Pruebas: sólo la verborrea maravillosa de sus presentadoras, suficientes para toda persona de bien que habite en este país. A veces, incluso, recuerdan que Federico García Lorca fue uno de los grandes poetas españoles del siglo XX. Todo sea, dice Lavieja, por los estudiantes y su desconocimiento de la literatura española. Una labor, como podemos comprobar, encomiable. A veces.
Abril
El Programa de Ana Rosa Quintana, también conocida como... (aquí nos hemos visto obligados a ejercer la censura ya que no eran los términos apropiados para el horario infantil). Afirma Lavieja que los valores lingüísticos de sus colaboradores alcanzan cotas altísimas y expone algunos ejemplos: Pienso de que algunos participantes lo están haciendo muy bien; No me habléis así que me vais a volver panasónica, panasónica de verdad... Nos hemos visto obligados a eliminar muchos ejemplos porque si no, la lista habría sido infinita.
Mayo
Dónde estás, corazón. No no es el título de una película americana de serie b. Ni de serie b, ni a ni c. Es el nombre de un programa que una de las cadenas de televisión privadas la noche de los viernes. Son pocas horas: tal vez cuatro, cinco, pero todo sea por conocer la vida privada y los pensamientos de los individuos más excelsos de esta raza que nos empeñamos en llamar humana. Son apreciables sus valores humanos y también lingüísticos: la argumentación y la discusión razonada son los argumentos principales de estas noches de viernes tan sensibles. También se puede escuchar algún grito, pero no nos hace eso, reflexiona, Lavieja, más humanos.
Junio

La dolce vita. Al hilo de la película de Federico Fellini se muestran las miserias y virtudes, si las hay o hubiera, de periodistas cuya lengua suele ser símbolo y metáfora de aquello que se ha dado en llamar periodismo de investigación. ¿Dónde está la investigación? Queridos lectores y lectoras, no me sean ingenuos, o ingenuas en su defectos: es lo que vosotros y vosotras debéis investigar. Nos cuenta Lavieja que si lográis descubrirlo por favor le envíen una carta. Se mostrará, suponemos, agradecido a la par que asombrado. La diferencia entre el programa y la película, termina de decirnos, es que no podemos encontrar la mano de Fellini en ningún sitio, la elegancia de Mastroianni parece haber desaparecido, la actriz Anita Ekberg no aparece en ningún momento y la Fontana di Trevi ha sido sustituida por vasos de agua. Al fin y al cabo, hay que apostar por la ecología ¿NO os parece?
Julio
Operación triunfo. Nos da a conocer las canciones y la excelente música que podemos encontrar en las emisoras de radios más desconocidas. Se suele premiar el desarrollo individual de cada participante ya que las piezas que estos cantan suelen ser creaciones suyas. Si no lo son tampoco debería molestaros, queridos lectores y lectoras. Sus interpretaciones son tan personales que apenas podríamos diferenciarlas de sus verdaderos creadores o creadoras. Un ejercicio de autoestima, nos dice Lavieja, para las jóvenes generaciones españolas que saben que, con su solo esfuerzo, podrán alcanzar el éxito en cualquier actividad y, o academia que se propongan.
Agosto
Rebelde. Serie de extraordinarios guiones y situaciones con la que los jóvenes de hoy en día pueden encontrarse la mayoría de las veces. Seamos sinceros: ¿quién de nosotros, en algún momento de su juventud o, es más, adolescencia, no ha sido rico, ha vivido en un internado para niños pijos, ricos y REBELDES, eso sí? Os veo, ahora, lectores y lectoras, contemplando vuestros rostros ante el espejo y asintiendo. Es cierto, también yo, una vez fui, rebelde, sí, yo fui rica pero mis padres no me querían. Sólo me daban dinero y, eso sí, mantecados en navidad. Ah, me siento tan sola...
Septiembre
SMS. Más conocido como Sin Miedo a Soñar. Una serie que, como uno de sus capítulos se titulaba Mola Mazo. Algunos y algunas, gente sin alma ni decencia, ha visto en ella semejanzas, similitudes, parecidos con otras series como Rebelde o Rebelde Way. Nada más lejos de la realidad.
Octubre
En algunos informativos aparecieron imágenes de las agresiones de un chico de secundaria a un profesor. ¿Es posible que se les pagara a niños de quince años por las imágenes? ¿Y qué? Si es así, son profesionales que bajaron de los 100 euros iniciales a 20, verdaderos profesionales entonces de la verdad. Todo sea por nuestros espectadores. Las reflexiones del presentador podrían ser consideradas, simple y sencillamente, como geniales. ¿En qué clase de sociedad nos estamos conviertiendo? ¿Es esta generación el futuro de nuestro país? ¿Por qué pagar 20 euros cuando yo hubieran conseguido las imágenes por 5?
Noviembre
Pocholo Ibiza 06. Clasificado en la página web de la cadena como docu-soap, término que, como diría Groucho Marx, hasta un niño de cinco años entendería, (Groucho, por favor, si has terminado de preguntar al niño de cinco años, dile que venga, por favor, quiero saber qué c... significa docu-soap). En esencia, si tienes una sandía, hablas un español que parece inglés porque no hay quien lo entienda. Ah, perdón, me cuenta alguno de mis colaboradores que no es inglés sino español pijo. Gracias. En fin, si tenéis una sandía y habláis un español que no hay quien entienda, no os preocupéis demasiado, podréis salir en la televisión, ser imagen y, a veces, increíble pero cierto, deseados. Cosas más raras, vuelve a insistir mi colaborador, se han visto.
Diciembre
La televisión es una de las cosas más culturales del mundo. Cada vez que alguien la enciende, me dan ganas de leer un libro, dijo Groucho Marx. Amén, dice Lavieja. ¿Quién podría decir otra cosa?, añadimos nosotros. Besos, abrazos y saludos para todos y todas. Y una última advertencia. Si salen a la calle, lleven paraguas. En el sur sigue lloviendo.

2 comentarios:

Sorel dijo...

Es increíble que haya gente que no sepa apreciar la televisión que tenemos en la España Fraguista. Deberíamos darle las gracias a Dios o al caudillo, de tener una televisión que es la envidia de toda Europa.
No sé si conocéis la BBC. Si la respuesta es "No", no sabéis la suerte que tenéis. Si yo fuera inglés se me caería la cara de vergüenza, sobre todo porque es una cadena pública, pagada con los impuestos para hacer eso... Por favor, que les quiten la licencia ya!
Menos mal que en España la tele privada es mejor que la pública, que para eso nos tragamos los anuncios...

Moi dijo...

Sorel, sus comentarios, perdóname que se lo diga, me indigna. Pensé seriamente en eliminarlos pero no pude porque me estaba riendo. No sé qué clase de persona es usted ni cómo ha accedido a este blog. Aun así, espero verlo este fin de semana. Y vaya al cine, el 10 de noviembre, al Festival de Sevilla, a ver Rosso come il cielo. Claro que si el título es Rosso, no sé yo si irá a verla, claro. Un abrazo, chico, y nos vemos el fin de semana. La película, una auténtica preciosidad.