jueves, 2 de noviembre de 2006

¿Quién mató a...?

Por cuestiones técnicas, nos vemos incapaces a saber cómo continúa un texto que comenzaba así: A lo lejos, siempre cerca en estas calles, se escuchó un grito: tanta sangre. Ha sido asesinad... Ha sido imposible continuar con la lectura de estas líneas. Muchas pueden ser las causas: el acceso a Internet y a los papeles que nos envían desde Cutrelandia se ha perdido, una razón muy probable; otra de estas razones es que también en calles como las de este pequeño reino al sur de todos los lugares la censura haya podido con la libertad de expresar con total libertad las vivencias en estas plazas. Cuanto podemos hacer es diculparnos ante nuestros fieles lectores y lectoras y rogar porque todas las líneas de comunicación vuelvan a la normalidad, para volver a traerles sin molestas interrupciones las aventuras y desventuras, vidas, muertes, asesinatos, diálogos, silencios, gestos, caricias, miedos, sombras, árboles que entregan amor, de un pequeño reino al sur de todas las cosas en el que, como en tantos otros sitios, de cuando en cuando, incluso pasan cosas. Lamentamos de nuevo los problemas que hayan podido causar estos problemas a quien casi día a día pasa por aquí para conocer las historias de un pueblo que no mucha gente conoce. Como usted sabrá, Sorel, el extranjero, sea al sur, sea al norte, queda siempre tan lejos...

No hay comentarios: