martes, 21 de noviembre de 2006

That´s no way to say goodbye

- ¿Qué miras?- preguntó Lisa, reina ya coronada, mientras Antoin dirigía sus ojos a los últimos lugares de un reino que nunca volvería a ser suyo.
- Nada, sólo... sólo como mi vida se escapa sin que yo tenga valor para que mis dedos escriban otra historia.
Sería la última vez, Aurora se había ido hace minutos, segundos, horas de siete días, que Antoin sonriera en mucho tiempo.

2 comentarios:

Unbeso dijo...

Hay una nueva serie rodando por ahi, se llama Heroes. Los protagonistas descubren que tienen poderes (vuelan, paran el tiempo, adivinan el futuro, etc).
Estaria bien, tener una maquina de escribir magica que te permitiria reescribir tu vida y tener el suficiente valor para utilizarla.

Moi dijo...

NO podemos reescribirla pero sí podemos vivir por un tiempo en otro lugares. Si estás leyendo a Borges y no conoces a Juan Rulfo te recomiendo un lugar árido, donde puedes encontrar todos tus fantasmas: Pedro Páramo. También, no en el mundo de las series, pero si en el del cómic, Palomar. Y en música, ese maravilloso DVD llamado Leonard Cohen, I´m your man, que disfrutarás seguro si te gusta Bob Dylan y puedes bajarte del emule. Tanta belleza duele. NO es lo mismo que reescribir tu vida pero nos da al menos la oportunidad de vivir en mundos ficticios, pero geniales, durante un tiempo. Un beso y hasta pronto. Mañana creo que estaré otra vez por aquí. Por cierto, me encanta "El sabor de los besos": una reflexión excelente. Hasta pronto.