miércoles, 13 de diciembre de 2006

Hasta pronto

Cuántas veces la vida, un día, después de haber construido las calles por las que esperábamos caminar, nos lleva a lugares diferentes. La vida sigue, es obvio, las cosas cambian y el mundo, el mundo sigue girando, ajeno a todos aquellos que, a este lado de la vida, le piden que las cosas queden quietas un momento, que puedan saborear durante breves momentos la felicidad que un día tienen para perder poco después. Infinitos y efímeros, el tiempo nunca será nuestro. Es dulce, entonces, recordar una canción, una ciudad, una conversación, palabras, un chocolate caliente y tranquilo, una imagen con la que tener dulces sueños, con la que disfrazar tantos momentos de crueldad en la que no tuvimos nada, nada más que un silencio difícil y poca luz en los zapatos. Y el mundo, el mundo sigue girando: hay gente que camina al otro lado de la calle y nos sonríe, aunque estemos cansados para devolver la sonrisa; hay cuentos que se escriben para ser leídos e historias que se dan para ser vividas. Hay calles estrechas donde parejas se abrazan para que el mundo sea mayor, para que todo aquel que lo desee pueda compartir su felicidad y hay árboles que dan sombra y entregan amor en las lejanas calles del sur, en un reino al que algunos llaman hogar y otros Cutrelandia. Y hay camas donde personas que se quisieron un día vuelven a amarse hoy: las segundas oportunidades se dan en reinos lejanos donde el tiempo es diferente, donde existen horas de siete días y meses de treinta segundos. Reinos a los que un día llegó alguien que quiso contar las cosas de este reino: su único bar, su cine en blanco y negro, las palabras de Dylan. Y, ahora, es de noche, estamos cansados, y el frío invita a ser acariciado, el escritor sabe que pronto habrá de contar otras historias aunque alguna vez vuelva a este lugar. Pero hoy sabe que pronto, la noche tiene estrellas y la cama besos, sabe que pronto se irá a otros lugares, a otras vidas que también merecen ser contadas. Abrazos y besos para todos y todas.

No hay comentarios: