jueves, 15 de febrero de 2007

De las torturas en la patria de Manolito Palomares

Una de las torturas, supo pronto J., más duras para los hombres libro, más allá de la hoguera, que implica la eliminación física y psicológica; una de las torturas más temidas es el exilio forzado en Marina D´or, pesadilla kafkiana en las manos de los acólitos de Manolito Palomares. En esta ciudad se obliga a los hombres libro capturados a escuchar durante veinticuatro horas conversaciones banales que destrozan la inteligencia de aquellos que se suponían invecibles pero aprenden enseguida que el mal tiene miles de formas de acabar con la gente. Veinticuatro horas al día de conversaciones como las que podemos transcribir a continuación: me gusta tu pareo, es verde, sí, me gusta tu pareo, pero no me gusta el color, seguro que en rojo estaba mejor, el verde me hace más delgada, esta noche cenamos en el restaurante después de jugar en el campo de golf, me encantará verte, a lo mejor compro un pareo rojo, y me cambio para esta noche. Las conversaciones, ya de por sí destructivas, casi nunca vienen solas, ya que se obliga a los hombres libro a escuchar la música que por el aire de la ciudad pulula, y voces como la de Enrique Iglesias, Paulina Rubio suelen castigar la inteligencia humana. Las consecuencias pueden ser terribles: se han visto a algunos hombres libro aferrados a la televisión durante horas buscando la ciudad de la que ha sido expulsado; se ha observado a otros quemando los libros que habían ocultado durante décadas; otros han denunciado a los que fueron sus mejores amigos por escuchar, según las palabras del insigne pensador Federico, música que atenta contra el alma española: jazz, soul, palabras, repite siempre Federico, el hombre que piensa, para los amigos, que injurian el alma de esta nuestra patria. Son tiempos difíciles que exigen medidas desesperadas. Algunos hombres libro han sobrevivido a esta tortura pero su vida, desde entonces, no ha sido un cúmulo de tristezas; es imposible, dicen, volver a pensar, como antes. Otros , conociendo el lema de Manolito Palomares y los suyos, ese que dice divide y vencerás, lo expresan de forma exacta: es imposible volver a pensar.

2 comentarios:

Anne dijo...

Hola corazones!

Nada. Sólo deciros que lo del pareo es mentira cochina cochinota porque los que tenemos son azules, no rojos (que ese es un color muy feo que no realza mis caderas). Y que también hay pista de baile indopakistaní (¡uy! ¡Mira quién baila! Si es...) y un curso para aprender a domar tortugas. Jo, que mola mazo Marina D´Or!!

s o r e l dijo...

Dentro de 50 años veremos documentales en blanco y negro ilustrando lo que cuentas.
Gente de todas las nacionalidades, delgadísimos, pasando bajo el lema "Marina macht frei" de la puerta del recinto, esta vez, sonriendo a la cámara...