lunes, 5 de marzo de 2007

Relatos hiperbreves VIII

Empieza el mundo y caen algunas letras. Alguien escribe sólo por si otro, a lo lejos, puede decirle hola. Por si al otro lado de estas ciudades en las que la vidas siguen con impaciencia alguien tiene un pequeño momento para compartir unas líneas. Algunas bombillas se han roto y el cielo se ha llenado de alas. Sólo los que no están encuentran rara vez un ratito para levantar la mano y escribir algunos garabatos en un papel en blanco.

2 comentarios:

Un beso dijo...

Que fue de Heidi? Se corto el pelo? Volvio a Sevilla? Y Pedro_

Moi dijo...

Hola, chica,
no, no ha vuelto a Sevilla y creo que no se ha cortado el pelo. Sigue en las montañas de Austria y, a veces, escribe pequeños mensajes mientras su vida trancurre apaciblemente en el norte. Poco más sé de ella. Si alguna vez vuelve por aquí, espero verla. Un beso.