jueves, 19 de abril de 2007

Relatos hiperbreves XX

Era, nunca hubo manera, frustrante: cada vez que el príncipe intentaba besarla, la chica, bella como pocas, se quedaba dormida. Y así durante años.

No hay comentarios: