jueves, 10 de mayo de 2007

Made in Hollywood

Quería algo sencillo y puro. Una vida sin risas enlatadas, tardes de palabras sin hipocresías, mujeres que le dijeran hola al pasar por su casa, camas que se postraran a sus pies. Un final de película con besos y expresiones que se recordaran siempre. Siempre nos quedará París. Miénteme, dime que me quieres. Le dijeron: la vida es un estado de ánimo, lo recordaba ahora. Lamentablemente, el suyo, en aquellos días, lo acercaba a un actor irrepetible: Paco Martínez Soria. No pudo dejar de pensar, en aquel momento, lo que ya sabía: Spain is different. Aunque no quedara rastro alguno de las suecas que un día invadieron estas playas.

No hay comentarios: