sábado, 5 de mayo de 2007

NO&DO I

José María Ansar, héroe patrio por excelencia, hastiado de la persecución de las hordas marxistas cuyo único fin, no lo olvidemos, es romper la unidad indivisible que unos dan en llamar patria y otros tierra, se ha dado al alcohol y otros medios de evasión que no vienen al caso. "Endrogao", se ha dado a la fuga mientras gritaba por todas las calles, abajo los zapateros, arriba los campos de golf. Símbolo inequívoco de libertad y anarquía ha gritado a todo aquel que quería oírle: a mí no me gusta que me digan no puede ir usted a tanta velocidad, no puede comer hamburguesas o no puede beber vino. Algunos, ciudadanos de segunda o de tercera, hay que resaltarlo, han asegurado que ha hecho estas declaraciones bajo el efecto del alcohol y otros derivados. Reencarnación de nuestros héroes más raciales, ha acudido, presto, al rescate de la insigne tonadillera Isabel de todas las Pantojas, arrestada por conseguir fotos ilegales de la próxima infanta europea. Noventa y mil euros han sido dinero suficiente para que ambos recorran las calles gritando otra vez: el dinero es de todos, nos lo gastaremos nosotros. Pena, penita, pena. Arriba la ecología, viva una patria verde, arriba los campos de golf. La insigne tonadillera ha declarado: somos presos políticos, mientras ambos paseaban, acaramelados, por amplios jardines, anchas avenidas. Los reyes, amantes de este pueblo como poco, han declarado vía sms: gracias a todos los medios por su paciencia, gracias a todo los ciudadanos por sus regalos para añadir, después, vía email: libertad para los presos políticos. Ah, estos reyes bonachones, esta familia real que adora a su gente y espera impacientemente sus regalos, en forma de, qué materialistas son los ciudadanos, los reyes se conforman con poco, de millones de euros. Y la gente, no podía ser de otra forma, ha salido a las calles, para saludar con efusividad a estos héroes redivivos que sólo esperan hacer de esta la tierra, grande, que una vez fue. Reputados periodistas, aquí hay tomate, amigos, aquí hay tomate, han declarado, después de una ardua investigación, y reflexiones intelectuales de un calado que aún hoy asombran a media Europa, tales como Paquirrín no estaba en casa, ella olvidó el pintalabios: hoy comemos con Isabel. Ah, maravilloso país éste en el que héroes, heroínas, reyes, príncipes, princesas, habitan con nosotros y hacen nuestra vida mucho más confortable. Eso ha sido todo por hoy pero, no olviden, ya lo decía Miguel Mihura, salir de casa con una patata en sus bolsillos. Una costumbre que hará de vosotros los mejores ciudadanos.

No hay comentarios: