martes, 26 de junio de 2007

Ayer, hoy y mañana

Paula, dijo él, como había dicho en tantas noches anteriores, como dirá en las tardes con ocaso que vendrán, me gustas porque todavía sonríes cuando el mundo duele.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Un beso dijo...

Eso es por las croquetas.
Cuando la vida te da fuerte, no tienes más que comer sus croquetas. A ella le ayuda tambien.