miércoles, 20 de junio de 2007

De hipocresías varias VII

Buscaba en sus ojos un ápice de amor, un atisbo de deseo y creyó encontrar un brillo tenue. Se equivocaba. Tantas cosas habían muerto ya: de la luz, inmensa un tiempo, sólo quedaba su recuerdo.

1 comentario:

ivana dijo...

Gracias por ser tan buen amigo