domingo, 29 de julio de 2007

Ficciones II

Quiero amar, dijo el poeta, y ser amado. Se presentaron muchas mujeres, innumerables, pero sólo ofrecieron, se acercaba la noche, silencios equivocados, gestos erróneos, palabras de despedida; confusión en suma. Y ni un solo cuerpo desnudo a las puertas de su casa.

Variación

Llegó a casa y sólo encontró confusión, absurdo, la soledad de saber que no le esperaba nadie. Pensó, había un nudo en su estómago: vivir tiene estas cosas, haber amado y haber perdido, haber vivido y vivir para contarlo; habían amado, ahora lo sabía, tantos cuerpos como les habían sido permitidos, leído alguna página, escrito alguna línea, pero jamás en el mismo sitio, nunca en el mismo día.

1 comentario:

Un beso dijo...

Pero por lo menos habian vivido, amado, escrito, leido. Es mejor que te quede el recuerdo de lo que ya no tienes, que no saber que es lo que se siente.
Que me he puesto profunda!