viernes, 17 de agosto de 2007

Despedidas


Per la mia sorellina
Decir adiós es como viajar en tren. Hay un instante, breve, en que no sabes si eres tú o el mundo el que se está moviendo, y no sabes si el caos que existe al otro lado de los cristales son las horas que no te esperan, los minutos que se han ido ya. Entonces, todo decide ponerse en marcha otra vez y tú, lo quieras o no, viajas con ellos. Con todas las cosas que se han quedado atrás. Y alguna que te llevas contigo. Es como la línea de un texto que te cala: te gustaría quedarte en ella pero es imposible, el libro continúa. Aunque sea esa línea la que subrayes durante mucho tiempo.

2 comentarios:

burga dijo...

Que bella comparaciòn, me remonta un mucjo a ese estado de vigilia;en el cual aun no terminas de despertar pero ya no estàs dormido, en ese instante de olvido en el cual pasa una ràfaga de colores por tu mente, gracias por hacerme pensar un poco en todo eso.=)

Sorel dijo...

Me gustaría poder subrayar todo este post, pero cómo se subrayan los blogs?? Espera, control C, control......