sábado, 15 de septiembre de 2007

...

Si alguna vez, un día, vuelvo a verte,

habitará el mar todas las ventanas,

se mojarán mis pies en tus orillas,

vivirá siempre el sur en nuestra cama.

Si alguna vez, amor, volviera a verte,

tendría mi cuerpo tu apetito,

visitarían mis manos tus rincones,

serían placer todos los gemidos.

Si nunca más, amor, volviera a verte,

crecería dolor en las sonrisas

perderían color las azoteas,

serían sueño todas las mañanas,

una máscara absurda nuestra cama,

un silencio inútil estas líneas.

2 comentarios:

Gus dijo...

Sen - sa - cio -nal
Sí que sí
Grande, grande.

Anónimo dijo...

Será mucha pena si esto es una de las últimas cosas que vas a escribir aquí.
Ivana