lunes, 24 de septiembre de 2007

I´m on fire

Acércate. La noche es joven y nosotros aún más. Despójate de todas las palabras que te han traído hasta aquí. Ya no sirven para nada. Desnúdate de todas las ropas con las que te disfrazas ante el mundo. No son nada ahora. Que sólo la noche nos proteja, que las sábanas sean nuestras calles y tú, esta noche, vengas a mí, desatada. Acerca tu cuerpo a contraluz, baila en mis dedos. La noche es joven; las ganas de ti, inmensas. A lo lejos, alguien grita; a lo lejos, alguien juega. No importa, poco importa ahora que la noche es nuestra, ahora que mi cuello necesita tus susurros. Olvida por un momento todo lo que te ha traído hasta aquí; solos, tú y yo, y algo más: la oscuridad de la noche nos devora ahora que somos uno y es nada lo demás. Acércate ahora que todo se reduce a tu cuerpo. Ahora que mis labios conquistan tus pechos. Que no quede territorio virgen en la batalla. Acércate más, todavía más. Desdibujemos nuestras líneas. Brillan tus ojos, es el deseo ya satisfecho; es el deseo no satisfecho. Que nunca nunca llegue el alba.

2 comentarios:

Un beso dijo...

Que bonito... precioso. Se me ha puesto la piel de gallina

H. dijo...

A mí me gusta más lo que has escrito tú. Ah, la sencillez; no hay nada mejor. Besitos y dulces sueños.