miércoles, 17 de octubre de 2007

Tanta belleza

No olvides, le dijo ella, que los fragmentos de una vida rota sirven para construir alguna ciudad en la que vivir durante años; no olvides, le repitió, que hay esquinas que nos vieron habitar un beso, algún saludo y un sinfín de minutos. Fueron muchas cosas y forman parte de ti. No lo olvides, le dijo, ahora que no nos veremos más.

1 comentario:

Cariátides dijo...

Es cierto que los fragmentos de una vida rota sirven para construir alguna ciudad en la que vivir durante años. Pero esos fragmentos no se pueden elegir al azar. Han de ser escogidos cuidadosamente y sin prisa, si alguno tuviera aristas te terminarías cortando al pasar por ellos...