jueves, 22 de noviembre de 2007

Anónimo

Salí a un bar a tomar una copa, a intercambiar unas palabras, a que me dedicaran alguna sonrisa. Salí a la calle buscando un poco de calor, un hola, mi amor, a tiempo llegas. Y no hubo manera: no supe encontrar a nadie. Estaba solo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A veces un simple comentario, aunque sea anónimo, te puede alegrar el día. Hay alguien que sabe que existes.