viernes, 16 de noviembre de 2007

Así

Oh, amor, dónde estás en estos días en que te necesito al menos en tus formas más elementales, esa que los impúdicos se dan en llamar sexo, ahora que las noches solitarias son más solitarias aun y el tiempo parece anclado en la melancolía. Mi cuerpo me echa de menos pero yo sólo tengo tiempo para cosas que ocupan mi cabeza.

2 comentarios:

Un beso dijo...

Hay palabras que cuando las oigo me estremezco. Bien sea por su belleza emocional, por su sonoridad, o por a quien me recuerda.
Impudico es una de ellas. Siempre me pones la piel de gallina.
Un beso desde quien sabe donde.

H. dijo...

Siempre es genial saber de ti. Espero que todo esté, de todo corazón, más o menos bien. Un beso desde el sur, siempre.