viernes, 30 de noviembre de 2007

Striptease

Desnúdate un poco más, sólo para mí y para todo aquel que quiera saber de ti. Ya dijimos que los celos no conducían a nada. Tu cuerpo así, sin más, es un regalo inesperado y las horas se detendrán si todo continúa de esta forma. Perdidos una vez más, al amparo de unas caricias que me harán buscarte durante semanas sólo por saber si tu cuerpo seguirá siendo, prolonguemos cuanto podamos el mar, mi casa.

2 comentarios:

Un beso dijo...

Hino, no te mata tanta pasion?

H. dijo...

NO, porque estoy buscando con quien compartirla. Así siempre sería mejor, más intensa. Una pena que no se apunte nadie.