sábado, 1 de diciembre de 2007

Aniversario

Dijeron, todo era en blanco y negro y un rictus de seriedad se había apoderado de la gente, Franco ha muerto. Todo parecía distinto a partir de entonces. Surgió el color, aparecieron los escotes, la necesidad de pensar por uno mismo, el destape y otras de formas de vida espiritual desconocidas hasta entonces. Algunos, más de treinta años han pasado, todavía intentan encontrarse. Otros, sencillamente, se acercan a la tumba de quien ya no está y piden a los cielos que alguien traiga de vuelta a quien hizo de esta tierra una grande y libre, como quien espera el autobús un domingo de feria. Los demás, simplemente, disfrutamos de un fin de semana tan necesario como tranquilo.

No hay comentarios: