domingo, 2 de diciembre de 2007

I´m on fire III

Estimada Marta:
mis oídos todavía esperan tu voz, también mis ojos. Mis labios esperan tus palabras, te espera mi boca. Quiero, nada de esto lo has hecho aún que llegues a mi garganta y te arraigues en mis venas para que mis dedos escriban la delgada línea en la que tus muslos se diluyen en un horizonte irremediablemente visitado. Qué más da. Difuminados ya tus muslos, nubes oscuras, será el descanso un sitio en el que penetrar la vida, en el que palpar instintos, en el que dejarnos ser otros, animales sin más ánimo que el de acabar devorados por un universo que no deja de asombrarnos. Así, será, claro, si tú lo quieres, buscándote como llevo algún tiempo ya.

2 comentarios:

Lucía dijo...

Ayer vi a un chico en el centro que se parecía a tu simpson pero con el pelo un poco más largo y pensé que me gustaría que fueses tú. Me quedé mirándolo mientras se alejaba.

Anónimo dijo...

Me ha alegrado llegar hoy domingo y ver todas estas cositas que has escrito. Espero que las cosas vayan bien.
Un beso.
Tu editora.