viernes, 30 de noviembre de 2007

Striptease

Desnúdate un poco más, sólo para mí y para todo aquel que quiera saber de ti. Ya dijimos que los celos no conducían a nada. Tu cuerpo así, sin más, es un regalo inesperado y las horas se detendrán si todo continúa de esta forma. Perdidos una vez más, al amparo de unas caricias que me harán buscarte durante semanas sólo por saber si tu cuerpo seguirá siendo, prolonguemos cuanto podamos el mar, mi casa.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Alter ego

Me he quedado en tu casa algunos días sin saber de ti y no lo he pasado nada mal. Hemos estado jugando a cuanto se nos ha ocurrido y. en tardes de cansancio, hemos visto pasar las nubes con tranquilidad. Hicimos algunas cosas más pero prometí que no se las contaría a nadie. Así llegué a comprenderte, así llegué a comprenderme.

martes, 27 de noviembre de 2007

Cosas que pasan

Búscame en la calle, a la hora que quieras. Estaré donde menos los esperes, ya sea cansado, dormido o esperando cualquier cosa, aunque no sea la esperada. Lo dijeron alguna vez: las cosas nunca salen como se proyectaron, afortunadamente. Así que, alguna vez, podremos encontrarnos mientras contemplamos alguna casa en la que nunca viviremos.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Relatos hiperbreves XXV

Sale el sol y existe el silencio. Ya sé que es otra vida pero me encantaría que fuera mía.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Anónimo

Salí a un bar a tomar una copa, a intercambiar unas palabras, a que me dedicaran alguna sonrisa. Salí a la calle buscando un poco de calor, un hola, mi amor, a tiempo llegas. Y no hubo manera: no supe encontrar a nadie. Estaba solo.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Relatos hiperbreves XXIV

Ella dijo: aunque suene a tópico, es cierto, la belleza está en el interior, no lo dudes. Y él no tardó en darle la razón: fue quitarle la ropa y comprender que la belleza no está, nunca, en la ropa que cubre toda ropa, sino en el cuerpo que se descubre en todo vestido.

Así

Oh, amor, dónde estás en estos días en que te necesito al menos en tus formas más elementales, esa que los impúdicos se dan en llamar sexo, ahora que las noches solitarias son más solitarias aun y el tiempo parece anclado en la melancolía. Mi cuerpo me echa de menos pero yo sólo tengo tiempo para cosas que ocupan mi cabeza.

viernes, 9 de noviembre de 2007

I´m on fire II

Llevo semanas esperando a que te acerques, semanas en que el deseo no hace sino crecer. Te espero: ven a mí, atada, dispuesta a todos mis caprichos. Que las luces de esta habitación nos dejen ver sólo las siluetas de cada uno. Vivamos en sombras, esclavos hoy de un apetito en que consumirnos. Así deberías seguir, barro en mis manos; deja, ahora que tus manos no pueden, que las mías sean parte de ti, deja que tus pechos se pierdan en mi cuerpo y que la cama no sea más que un naufragio de gemidos sin fin, un dibujo desdibujado de dos cuerpos que han perdido su humanidad ahora que sólo queda un suspiro profundo en el que los dos nos hemos perdido, en paz ya con todas las calles que no hemos visitado esta noche.

martes, 6 de noviembre de 2007

Parábola

Hizo Dios el hombre a su imagen y semejanza, y no encontró material más adecuado que el barro. Así nos va desde entonces: sumergidos todavía en el lodo.

viernes, 2 de noviembre de 2007

Dos Hermanas-Sevilla: la chica del tren

Hay cuerpos que te esperan con una sonrisa entre los labios, bocas con las que compartes un instante feliz; gestos cómplices que te devuelven un poco de esperanza. Hay gente que ves poco en estos días, cada vez menos y a la que sorprendes devolviéndote un poco de alegría. Volví a ver, fueron algunos momentos, a la chica del tren en mi ciudad, ayer, y pensé que era un poco triste no volver a verla cada mañana; me di cuenta, entonces, de todas las cosas a las que he tenido que decir adiós.