domingo, 20 de enero de 2008

De frustraciones varias II

Y, haga lo que haga, diga lo que diga, sé, piensa en las largas noches de invierno, en un año cualquiera, por ejemplo, un 2.008, en una ciudad del sur, pongamos, Sevilla, diga lo que diga, se repite, sé que seguirás lejos, en otra ciudad, bajo otras luces y la vida seguirá así, en un diálogo precioso pero erróneo en el que nunca tú y yo, se dice, hablaremos al mismo tiempo, nunca en el mismo sitio. Aunque la piel tiemble a años luz de distancia.

3 comentarios:

Manenes dijo...

Al menos te sientes vivo.
En una ciudad equivocada, pero vivo.

Hoy he descubierto tu blog. Con mucha vida. Enhorabuena.

B7s

Anónimo dijo...

Querido escritor en prácticas:
Siempre es mejor que tiemble a años luz de distancia a que quede inerte a escasos centímetros.
Un beso, tu editora

spi ^^ dijo...

por muy lejos que esa persona este de mi...sabe hacerme feliz cosa que otras personas no han sabido hacerlo puede que todo sea un error pero de eso se aprende no?