lunes, 28 de enero de 2008

De frustraciones varias III

Es de noche y el tiempo trae frío y nubes; quedó el sol lejano y las tardes placenteras a meses luz. Se persigue todo aquello que parece diferente, recordando las famosas palabras de Antonio Machado: de diez cabezas, nueve embisten y otra piensa. Son tiempos malos para la lírica, una época difícil para la bondad, para los lazos que duelen. ¿Y qué?, se dice, al menos estamos vivos.

3 comentarios:

Cris dijo...

Queda quizá el recurso de andar solo,
de vaciar el alma de ternura
y llenarla de hastío e indiferencia,
en este tiempo hostil, propicio al odio.
Ángel González

H. dijo...

Cris, suerte en tus oposiciones. Yo, que no he empezado a estudiar, me siento muy culpable. Hablando de otra cosa, qué grande Ángel González, qué grande.

covi dijo...

Yo vivo no demasiado lejos de la inspiración de un poema de Machado. Sin embargo, no me llega. Lo veo, lo admiro, en ocasiones lo añoro, pero no me alcanza. ¡Qué dura soy!...