sábado, 19 de enero de 2008

De tarde en tarde

Vuelve a salir el sol aunque sigue haciendo frío, piensa, mientras se acerca a casa. Hace un poco de calor y hay niños jugando en las calles. Se hace agradable volver a casa, sentir que el mundo tiene un poco de sentido y la noche un poco de descanso, algo de comida y unas piernas con las que jugar las primeras horas de la noche para después dormir en calma y empezar la mañana siguiente con el ánimo suficiente para volver a esas piernas.

1 comentario:

Cris dijo...

Una escena reconfortante, un verdadero refugio.