viernes, 11 de enero de 2008

Eso, eso

Para los míos

Habitamos seis horas entre cachorros sin domesticar, y algunas veces se hace largo el tiempo, tensa la espera. Y, al salir, todavía nos queda algún que otro arañazo.

2 comentarios:

Sorel dijo...

¿Quién ha enseñado a estos cachorros, que apenas saben hacer la "O" con un canuto, a escribir tan bien sobre nuestros cuerpos?

Imagino unas cartillas de Rubio diabólicas que se bajan del emule...

Un abrazo.

Joselu dijo...

Hay tantos días en que salgo con una impresión semejante, que te entiendo bien. Un abrazo, amigo.