domingo, 24 de febrero de 2008

Have you ever seen the rain II

Es extraño, me digo, ahora que recuerdo lo que tú solías decir de ti en días como éstos, días de lluvia en que todo amenaza nostalgia. Decías: tengo cosquillas en los codos cuando llueve, y te quedabas tan tranquila hasta que, de repente, empezabas a sonreír. Es la lluvia, me susurrabas y estos minutos parecían un fin de semana. Es extraño que las palabras ahora caigan en mi memoria como estas gotas de lluvia destruyen mi noche. Es el insomnio, otra vez, y recordar que hay ciudades por las que pasea un millón de cadáveres. Debe ser el insomnio, las locas ganas de despertar y encontrar que, por primera vez desde hace años, alguien ha encendido la luz antes de que mis ojos se den al sol, se abran a la vida.

3 comentarios:

La gata Roma dijo...

A mi me encanta la lluvia, tal vez por ser de natural melancólico, por recuerdos que me asaltan... recuerdos que a veces son fantasmas...
Kisses

Yo dijo...

Halaaaa ¿ya has vuelto? ¿todo bien?. Me alegra leerte de nuevo ^^

A mí la lluvia me apocha. Los días de sol, en cambio, me hacen sentir bien. Me animan. Y ya salir al sol y dar un buen paseo... no sé... es como que vuelves renovada, con las pilas cargadas... Me encanta mirar al cielo despejado o al mar y sentirme pequeñita, pequeñita ante tanta inmensidad... Siempre me pregunto: ¿qué eres tú y tus "problemas" dentro de todo esto que te rodea? Es una tontería, pero oye, yo vuelvo más contenta :D. ¡Besitos!

Lolita dijo...

¡Que gusto me da leerte de nuevo! Y con que bello post he comenzado...
Mucha suerte en tu operación, que es hoy mismo según lo que escribes. Saludos y Abrazos