domingo, 10 de febrero de 2008

Made in Hollywood V

Francamente, querida,

hay veces en que sólo acierto a creer que cuanto escribo en este mundo en blanco no es sino un torpe intento de seducirte. Y ya sabes que dejo mucho que desear en ese arte. Para ti sería sencillísimo llegar a mí: sólo tendrías que bañarte en esencia de fresa y yo olvidaría el sol, las calles, el mundo, mi barrio. Así que ya lo sabes: deja que tus piernas se acerquen a mis rodillas alguna vez. Y si, de alguna manera, quieres apagar la luz de mi habitación esta noche, no seré yo, ya lo imaginas, quien te lo impida. Al fin y al cabo, mañana será otro día.

1 comentario:

Manenes dijo...

Francamente, me siento igual que tú.

Qué bien sabes dibujar un momento.