miércoles, 21 de mayo de 2008

El corazón de las tinieblas

Hey, viejo Marlow, si quieres volver a conocer terrores no fingidos y sí verdaderos, acércate a cualquier cuaderno de a bordo de un profesor en su última hora de cada día. Es más, acércate al mío, ése en el que escribo los errores de mi experiencia en mi primerito (Homer dixit) año; acércate ahora que ya llevo dos escritos. Y los quedan, Marlow, y los que quedan.

2 comentarios:

Sorel dijo...

"El horror! El horror!" (Kurtz dixit)

Aunque yo creo que lo que de verdad da miedo son los cuadernos de algunos alumnos...

Un abrazo

La gata Roma dijo...

La última hora es la peor, sin duda alguna… Hay que apiadarse del profesor al que le toca…
Filosofía amigo, y cuadernos, claro.
Kisses

P.S. Perdón por mis ausencias