jueves, 8 de mayo de 2008

Subtítulos

Quedaron para ver una película el viernes por la noche; ella compraría las palomitas y él compraría las entradas al cine. Estaba seguro de que verían una película romántica ya que las cuatro citas anteriores habían resultado prometedoras, muy prometedoras. Un café, una cena, un paseo por el parque, todo había ido bien, así que quedaron una hora antes por disfrutar de la tarde, por disfrutarse mutuamente.
- Hola, Elena, estás preciosa.
- Hola, Manolo, estás muy elegante.
Elegante, me ha dicho elegante. Nada de guapo, atractivo, nada. Mal empezamos. Y esos tres días geniales que hemos pasado.
- ¿Te apetece tomar algo, preciosa?
- Un café, estaría bien. Un café, ha dicho un café, nada más. Normalmente habla mucho más, se ríen de todo el mundo, pero hoy parece irritada. Tal vez esté cansada del trabajo; debería preguntárselo, quiere una noche especial y no quiere estropearla, piensa Manolo, pero ella no parece por la labor. Estás preciosa, piensa, y me encantaría besar esos labios que hoy no te has pintado, acaso por no haber tenido tiempo, por no haberle dado a esta noche la importancia que él si parece haberle concedido. Todo parecía perfecto hasta hoy, hasta ahora en que ella habla poco y escucha, piensa, aun menos. No quiero dar un paso en falso.
- ¿Qué tal la semana?, le dice, pero Elena parece no haberlo escuchado. No sabe si repetir la frase, no quiere que una palabra errónea le lleve a desandar los pasos que le han traído hasta aquí. No quiere equivocarse. Todo parecía tan claro. Ella dijo sí a un café, a una cena, a un paseo por el parque; ella le dijo, ojalá te hubiera conocido antes. Ojalá te hubiera conocido antes. Por favor. Todo era sencillo entonces, todo era sí. Aunque en estos momentos todo parezca distinto.
- ¿La semana? Agotadora, diría yo, agotadora. Me encantaría estar en alguna otra parte. Elena, piensa Manolo, no parece haberse dado cuenta de lo que acaba de decir, pero toda la tristeza del barrio ha acudido a su sonrisa: me encantaría estar en alguna otra parte; ¿lo habrá dicho por él? ¿por ellos? ¿por esta noche, que todavía no ha empezado? Hace días, él lo recuerda, ella le dijo: no sabría estar en ninguna otra parte. Quizás no lo dijera pero ese era el sentido, estoy seguro, aunque ahora, esta noche, a ella le encantaría estar en cualquier otra parte.
- Pareces triste, le dice Elena. Pareces triste, claro que sí. Esperaba una noche serena, hermosa y ambos la estamos estropeando, piensa, ambos la estamos mandando al garete cuando lo único que deseaba era un café, una película, y, si las cosas salieran bien, decirte, dar un paso, afrontar el camino juntos, hacerse más fuertes ante el mundo.
- ¿Triste?, responde, no sólo estoy cansado. El trabajo.
- Sí, el trabajo.
- No sé, si quieres, podemos tomarnos algo después del cine. Olvidarnos un poco de todo.
- Me gustaría, sí- Y todo parece ir bien. Ha dicho, me gustaría, así que tal vez la noche no esté perdida, tal vez haber quedado esta noche nos lleve a dar ese paso tan buscado. No quiero estrellarme, no hoy, no con ella, no quiero ilusiones que no me lleven a parte alguna. No dejes que me estrelle. Ha dicho me gustaría, así que le apetece, y tal vez la noche los haga estar juntos un poco más, un beso bajo la luna, un hola, es de día, hasta luego, nos veremos pronto, no dejes que nada nos levante. Tantas cosas y tan poco tiempo. Puede ser, sí, es posible, me gustaría, ha dicho.

- Me gustaría, guapo, pero estoy tan cansada.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

" Me gustaría estar en cualquier otra parte". Eso es intimidad, poder decirle a alguien -entre otras cosas- que te sientes tan mal que te largarías a cualquier otra parte, rápido, ya, en ese momento...eso se dice a alguien que sabes que puede calmarte, entenderte.
Que la abrace mucho rato y no diga nada.
Un besazo.
Lucía.

La gata Roma dijo...

Una pena, pero a veces las cosas se malogran sin que sepamos bien como o porqué… Había una teoría de el club de la comedia sobre los cafés, las citas y las relaciones… tal vez tenga algo de cierto… Te la dejo por aquí por si no la conoces http://www.monologos.com/ella-te-quiere-como-amigo-por-pablo-motos/
Kisses

Cariátides dijo...

Muy bueno gata roma, el monólogo es muy bueno.

Saludos h.