jueves, 5 de junio de 2008

Ficciones V

- Maestro, ¿tú crees en Dios?
- No, yo soy ateo.
- ¿Ateo? ¿Eso qué es, maestro?
- A de no y teo de Dios, así que significa...
- ¿Qué significa, maestro?
- Que no creo en Dios.
- ¿Entonces en qué crees?
- En otras cosas, en...
- Maestro, tú no eres ateo, tú lo que eres es muy raro.

2 comentarios:

La gata Roma dijo...

Eso pasa porque muchos niños no son capaces de imaginarse que son otras cosas…
Kisses

Anónimo dijo...

Amigo,

cuando todos esos locos dejen de ser bajitos,
algunos seguirán creyendo en dios,
otros se acordarán del profe de las gafas, el raro,
y los que estaban callados repetirán lo que dijiste algún día, quizás en una habitación parecida, creo.

Un abrazo desde el norte.
Espero que nos escuchemos pronto.