lunes, 2 de junio de 2008

It´s a wonderful world

En un minuto habrá muerto algún niño de hambre en algún lugar olvidado de este maldito mundo. En dos minutos, alguien, tranquilamente, hablará de este como el mejor de los mundos posibles. En diez minutos morirá alguien a quien no conozco y, un minuto después, es probable que muera alguien a quien yo no le importo lo más mínimo. En diez minutos alguno de mis estudiantes verá Operación Triunfo y creerá que las lágrimas de un estudiante a punto de ser expulsado de un programa publicitario son un drama, casi una tragedia. Cada tantos minutos un hombre es atropellado por un coche en las calles de este maldito mundo: pobre hombre. En treinta minutos mis labios arderán sabiéndose esperados, aunque todo esté irremediablemente lejos. Lejos de unos dedos que cuentan los minutos que quedan para que un cuerpo olvide en otro el mejor de los mundos posibles. En cuarenta minutos recordaré que hay miles de kilómetros entre las aceras de una ciudad por la que no camino desde hace meses y mi casa. Harán entonces mis labios que el fuego recorra otras partes de mi cuerpo. En cuarenta minutos, a miles de hogares de distancia, alguien como tú, como yo escuchará una canción que nos llegue a las venas y pienses: estas son las cosas por las que merece la pena vivir. Y después salga a la calle y se hayan apagado otra vez los faroles que dan luz a su tiempo. Minutos después, pensará, me gustaría vivir en cualquier otra parte. Como tantos otros, claro. Y el mundo seguirá girando, por muchos minutos que nos dejen atrás, por muchas personas que nos digan adiós, por mucho que repitamos hola en cada noche, en cada mañana. Todo es absurdo, excepto tú. Y todo es absurdo. También tú y yo.

3 comentarios:

Sorel dijo...

Genial, amigo profe, genial.
Qué ganas de acabar este martirio de concurso y retomar las conversaciones que no hemos empezado este año por culpa de lo que tú ya sabes.

La gata Roma dijo...

La canción que titula la entrada siempre me sonó a plástico; y si, hay canciones que te hacen reconciliarte con el mundo, que dijo Ismael Serrano, pero tal vez no son las canciones que hablan de parques y mariposas… o simplemente, para mí son otras.
Kisses

Ella dijo...

Sin palabras...