lunes, 21 de julio de 2008

Los tres cerditos

Érase una vez un bosque en el que vivían tres cerditos que, para escapar del acoso constante al que les sometía el lobo del lugar, Lupo para los amigos, decidieron construirse tres casitas, el pequeño de paja, el mediano de madera y el mayor de ladrillos. El lobo se acercó a la casa del hermano pequeño, sopló y sopló y la casita de paja derribó; el lobo persiguió al cerdito hasta que se refugió en la casa del hermano mediano. Allí, sopló y sopló y la casa derribó. Casi sin aliento, con el lobo pegado a sus talones, llegaron a la casa del hermano mayor pero no encontraron refugio: la crisis del sector había hecho que sólo tres de las cuatro paredes estuvieran en su sitio. Ese mediodía el lobo comió bien y descansó mejor: compró por algunos euros la casa, esperó a que la recalificaran como parque temático, y ahora vive un descanso dorado en las lindes de un lugar que otros llaman Disneylandia.

4 comentarios:

Yo dijo...

Jajajaja ¡muy bueno!

fmop dijo...

Eso es porque el tercer cerdo no supo aprovecharse de la burbuja inmobiliaria. Tiempo tuvo.

palhoma dijo...

jejejejejeje

Sorel dijo...

Simplemente genial.