viernes, 26 de septiembre de 2008

Ítaca II

Ninguna tierra es ya la mía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pulpí, maestro, Pulpí...

dav