miércoles, 1 de octubre de 2008

La bolsa o la vida

El día que este mundo de mercaderes sin escrúpulos se despojó de todas sus máscaras, mostró su verdadero rostro, fue aquella tarde de sábado con sol y frío en que unos niños protagonizaron, por vez primera, un anuncio: se vendieron entonces todas las ilusiones que podrían habernos llevado a algún otro lugar.

No hay comentarios: