lunes, 1 de diciembre de 2008

Caminante

Llevo tu voz en mis rodillas para que me duela caminar si alguna vez olvido tu nombre.

1 comentario:

Juanma dijo...

Qué sencillo y qué bonito. Enhorabuena.
Un abrazo.