miércoles, 3 de diciembre de 2008

Desubicado

Es de noche y estoy solo, aunque no sé dónde estoy. Escucho algunos coches, el rumor de la playa y palabras que no llego a comprender. Estoy cansado y mi casa está a años, me parece, de distancia. Qué lejos está todo de los dedos cuando éstos han olvidado escribir y cuanto saben es de un poco de tristeza y tanta tanta nostalgia. Y es un momento, un momento solo pero duele en los nudillos no saber cuál es hoy, a estas horas, mi lugar en el mundo aunque, acaso, si busco tus ojos y encuentro el azul de tus sonrisas sea otro el día, todo un sol la mañana.

No hay comentarios: