lunes, 15 de diciembre de 2008

Palabras palabras palabras II

Imaginábamos que este carnaval de mercaderes en que se mueven alguno de los rincones de este mundo sólo era el disfraz mediocre de todo aquel que tiene el dinero como único valor, de todo necio que confunde valor y precio. Y no andábamos equivocados: tras el disfraz, la mentira, cierta, de que lo que había era nada, agujeros que acaban por hundir a quien se acerca. Y, a este lado de la vida, a este lado de la realidad, también hay caminos que sólo llevan a la incertidumbre, a un dolor que no tiene, nunca lo tuvo, disfraz alguno. Aunque algunos mercaderes encuentren una máscara adecuada para causar tanta tristeza.

2 comentarios:

María_azahar dijo...

Me ha gustado mucho el texto.

Un saludo, contertulio.

Anónimo dijo...

Me encanta, tenías razón, cada día escribes mejor.

Un beso
Tu editora