martes, 2 de diciembre de 2008

Un martes cualquiera

Si hoy es martes cuánto sé de las calles que me habitan es que no hay sombras mejores que aquellas que me traen colores desde tu boca.