martes, 13 de enero de 2009

Conócete a ti mismo IV

Es una opción como todas las demás. Otra, mucho más interesante, es dejar que te conozca cuanta mujer se encuentre en tu camino. Y te hablen de ti al oído, con la única ropa de unas olas que te traigan alguna que otra historia que cuenten tus orillas.