jueves, 19 de febrero de 2009

Carnaza

Para Teresa Puig

Escribió, en los cansados muros de su viejo barrio, con letra de color rojo, te amo, corazón. Alguien dijo: lo ha escrito con su propia sangre y se acercó algún medio de comunicación local. Lo ha escrito con su propia sangre; parecía un chico normal, muy normal, pero lo ha escrito con su propia sangre. Me lo ha escrito a mí, dijo Ana, que pasaba por allí y quería sus quince minutos de fama. Se acercaron otros medios para preguntarle, Ana, ¿cómo se llama ese chico?, ¿te pegó alguna vez?, ¿te sentiste alguna vez segura con él? ¿sí, de veras?, ¿no, por qué?, ¿aparecieron alguna vez mensajes ensangrentados en tu ventana? Y alcanzaron un récord, cuánta gente los vio, cuánta tristeza, deberíamos cambiar, no hay que tener piedad; escribió con su propia sangre, es un monstruo, cuánto dolor. Pero no fue suficiente: Ana era una adolescente y era necesaria su familia, señora, ¿nunca tuvo miedo? Él podría escribir con la sangre de su hija, señora, de su hija, piénselo, qué habría hecho usted entonces, qué habría hecho, es su hija, señora, qué habría dicho su marido, qué habría dicho, o no hablan ya; ¿es verdad que no se quieren? Todo el mundo, entonces, había olvidado la pintada, todo el mundo, excepto Eva, que reconoció el estilo del chico que le había enamorado durante meses con detalles como éste y sonrió; se acercó a su casa y golpeó la puerta. Allí estaba Javier, que esperaba su visita, y sonrió. Eva le dijo: gracias por todo, gracias por recordarme en tantos momentos. Se besaron. Al otro lado de la casa, se escuchaba el estruendo brutal de unos buitres que no conseguían saciar su apetito, que hablaban de niños que escriben con sangre porque nadie los quiere y la audiencia los pide. Al otro lado.

2 comentarios:

Alma Rota dijo...

Vaya, me encantan tus textos, gracias por confiar en mi, no se lo diré a nadie.
Escribir con su propia sangre un mensaje de amor en una pared no me parece una mostruosidad, me parece un acto romántico bastante peculiar, cosa que faltan en estos tiempos.
He leido los otros blogs y me encantan la manera de escribir, ojalá yo algún día pueda escribir así, he abierto el blog para intentarlo es anónimo, solo mi mejor amiga sabe que existe y bueno, ahora tú xDD.
Nos vemos el lunes!
Cuidate.

dijo...

Ingenioso relato de la locura mediática. Muchas gracias por el regalo. Un beso.