lunes, 16 de febrero de 2009

Plomo

Hay días de plomo en que cuanto quedan de aquellos labios en los que descansé un día son espinas con las que pintar de sangre unas manos que ya ni siquiera recuerdan si alguna vez dijeron hola.