sábado, 21 de marzo de 2009

All you need is love

Dejemos el amor para canciones cursis que grupos de tres al cuarto dedican a los adolescentes que creen que escuchar te quiero aunque estés lejos, acércate, suponen el culmen de la música. Dejemos el amor para anuncios de televisión que venden carmín con felicidad y joyas de diseño que prometen ternura infinita. Dejemos la dulzura inmensa de saber que hay tardes de primavera en la que pasear bajo los árboles supone recordar que hay lugares idílicos que invitan a la plenitud de dos seres que se comprenden. Olvidemos que cuanto necesitas es amor porque es tu cuerpo el que reclama otro cuerpo cuyos pechos han de servirte de almohada, cuyos labios han de recorrer de tus muslos todos sus caminos y la noche en que se saluden, otro cuerpo cuyas piernas se desdibujen en tus manos y encuentren otro calor en tu boca y en tus dedos. Es tu cuerpo el que reclama de otro cuerpo su silencio y sus gemidos y una cama en la que ver desnuda la silueta de unas sombras que me penetran entre sombras. Y hay cerca una playa y una orilla pero olvidemos, en noches como ésta, el amor y sus aristas, ahora que mi cuerpo necesita de ti las curvas de unas sábanas en la que tú te desnudas para vestirme con tu piel, ahora que mi apetito sabe de tu deseo y te codicia y cuanto esperan mi sudor y tus jadeos es que esta noche sea todo, menos una noche tranquila.

1 comentario:

Rizitos eléctricos dijo...

Guau. Del amor adolescente al deseo adulto. De la sencillez en que un cuerpo busque a otro, por el placer de encontrarse.

Un besazo