lunes, 9 de marzo de 2009

Fruta extraña

En los árboles del sur crecen las frutas más extrañas: orillas de playa en la que conviven cuerpos que se acercan, aunque sea por un rato, al sol y gente que llega desde más al sur buscando una oportunidad, una vida mejor a pesar de que cuanto encuentran es indiferencia, el deseo que estos problemas queden en la televisión y no tengan porque verlos ahora que son felices. Y hay voces que cuentan toda esta tristeza desde lo profundo, voces que nos hablan de otro sur y de otras tragedias. Siempre es así: cuenta la historia de tu aldea y contarás la historia del mundo.
Cuánta tristeza en unos versos, cuánta tristeza en una voz, cuánta crueldad en todos los días.


Southern trees bear strange fruit,
Blood on the leaves and blood at the root,
Black bodies swinging in the southern breeze,
Strange fruit hanging from the poplar trees.

Pastoral scene of the gallant south,
The bulging eyes and the twisted mouth,
Scent of magnolias, sweet and fresh,
Then the sudden smell of burning flesh.

Here is fruit for the crows to pluck,
For the rain to gather, for the wind to suck,
For the sun to rot, for the trees to drop,
Here is a strange and bitter crop.